Cómo ser un buen huésped

Nuestra comunidad está formada por personas de diversos países y culturas diferentes y se basa en la confianza y el respeto mutuo. Trata a la casa de tu anfitrión como si fuera la tuya propia.

1 - Siéntete como en casa y relájate, pero ten mucho cuidado de la propiedad de tu anfitrión.

2 - Lee todas las recomendaciones de tu anfitrión sobre su casa y síguelas atentamente. Por ejemplo, si pide cerrar todas las ventanas antes de salir, por favor, hazlo.

3 - Reemplazala comida y artículos utilizados, como sal, pimienta, café y productos de limpieza que utilices durante tu estancia.

4 - Respeta las normas de del barrio o de la zona y sé considerado y respetuoso con las normas de la comunidad.

5 - Deja la casa de la misma manera que la encontraste. Mucha gente prefiere contratar un servicio de limpieza recomendado por el anfitrión. En otras ocasiones, los miembros se ponen de acuerdo en que cada miembro limpiará su propia casa cuando regrese. Cualquiera que sea tu contrato con tu compañero de intercambio, siempre saca la basura, limpia los platos y deshazte de las sobras de la nevera.

6 – Pregúntale a tu anfitrión dónde le gustaría que dejases la ropa de cama y toallas usadas. Dóblalas y déjalas en el cesto de la ropa para lavar si no tienes tiempo para lavarla.

7 - Si tienes alguna pregunta durante tu estancia, ponte en contacto con el anfitrión. Estará encantado de ayudarte.

8 - - Si rompes algo por accidente, sustituye el artículo o pregunta cómo puedes reemplazarlo, repararlo o pagar por él.

9 - Antes de salir de la casa, asegúrate de que todos los equipos y las luces están apagados.

10 - Deja una nota de agradecimiento; que podría ser una tarjeta, chocolate, un dibujo hecho por tus hijos o simplemente una pequeña nota en la puerta del refrigerador.

11 - Escribe una opinión sobre tus anfitriones. Esto ayudará a construir confianza dentro de nuestra comunidad.